Proclama de la Herejía

Las brujas siempre han sido mujeres que se atrevieron a ser valerosas, agresivas, inteligentes, no conformistas, curiosas, independientes, liberadas sexualmente, revolucionarias. (…) Una bruja vive y ríe en cada mujer. Es la parte libre de cada una de nosotras. (…) Eres una bruja por el hecho de ser mujer, indómita, airada, alegre e inmortal.” – WITCH: red de grupos feministas autónomos de Nueva York, 1970.

Somos mujeres, somos brujas, bienvenidas al Aquelarre:

Durante los últimos años cientos de miles de mujeres han llenado las calles del mundo: luchando por el aborto libre y gratuito, para ser remuneradas y valoradas en las mismas condiciones que los hombres, porque nos cansamos de que nos violenten día a día en las calles, en nuestras casas, en el trabajo, en las escuelas y universidades.. porque no queremos que nos sigan matando gritamos junto a millones de gargantas #NiUnaMenos, no queremos despedir a ninguna mujer más víctima de la violencia machista.

Pero esta lucha no es nueva, esta lucha tiene historia en las raíces de la humanidad. Fuimos esclavas, siervas, indígenas, curanderas, machis y trabajadoras. Nos catalogaron de brujas, nos persiguieron, torturaron y quemaron por nuestra radical idea de que las mujeres también somos personas. Y de esa historia de valor y amargura seguimos sacando la voz en defensa de la mujer oprimida.

Aunque las invisibilicen, las brujas han estado presentes en toda la historia de la humanidad: fueron las brujas las que resistieron la colonización europea manteniendo las tradiciones de sus pueblos frente al genocidio; las que lucharon por la independencia americana contra el yugo europeo; las que lucharon por el voto femenino, por acceder a las escuelas y universidades; fueron las brujas las que se rebelaron contra el embrutecedor trabajo doméstico y decidieron trabajar para volver al lugar que les pertenece en la historia; también había una bruja en aquellas que le dijeron no a la moral trasnochada de la Iglesia y existe aún una bruja en las cientos de miles que siguen luchando contra la moledora de carne humana que es el sistema capitalista neoliberal.

Nos organizamos en el Aquelarre porque nos cansamos de esperar a que las cosas cambien y alzamos nuestras escobas jurando frente a la higuera que acabaremos con todo lo que nos oprime.

Somos brujas, somos herejes, irreverentes, contestatarias, locas, subversivas, libres, indómitas, alegres y revolucionarias. La peor pesadilla del machista burgués: somos mujeres dignas que le dicen no al capitalismo, al heteropatriarcado y a la opresión colonial.

Para ser bruja hay que ser anti-capitalista: porque el fruto de nuestras manos debe ser nuestro y no de un explotador; Para ser bruja hay que ser anti-patriarcal, porque la moral de la Iglesia a la Iglesia y hacemos de la libertad y la dignidad de nuestros cuerpos nuestra nueva fe; Para ser bruja hay que ser anti-colonialista porque en nuestras tradiciones ancestrales encontraremos las fuerzas para vencer a los invasores.

En esta lucha no estamos solas: encontramos hermanas y hermanos en las luchas de los trabajadores, de los indígenas, de los migrantes y de la disidencia sexual. Y como hermanas y hermanos oprimidos por un mismo sistema, estas brujas y brujos tienen un espacio junto a nosotras.

Bienvenidas brujas y herejes al Aquelarre, un espacio de encuentro, de resistencia y de lucha contra el capitalismo, el hetero-patriarcado, y el colonialismo.
Somos las brujas y brujos que no podrán quemar

Lucharemos, volaremos y venceremos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s